Ursus3.png

Cabecera.png

Titular.png

LOS CIUDADANOS HABLAN: “SÍ” AL BREXIT Y GOBIERNO DEL PP
 
MOMENTOS DIFÍCILES PARA EL SECTOR BANCARIO
En este mes de junio asistimos a varios acontecimientos trascendentales:
  1. El primero venía de la mano de la FED, con una posible subida de tipos de interés, aunque las dudas quedaron disipadas tras los malos datos de empleo publicados en mayo. No se produjo la subida anunciada en el guion, quedando una vez más ligada a los datos macro de empleo e inflación americanos y a la evolución del contexto internacional. Tras el “SÍ” al BREXIT se complica aún más la ansiada subida de tipos en EE.UU., cuya única oportunidad de llevarse a cabo se producirá en septiembre, antes de las elecciones que tendrán lugar en noviembre.
  2. Por otro lado, asistimos a las primeras compras de bonos corporativos por parte del BCE con el fin de hacer fluir la ansiada financiación de las empresas en directo. Muchas de estas empresas están aprovechando para emitir deuda en formato bono, tratando de abaratar el coste de financiación, alargar el vencimiento de la misma y reducir su dependencia del sector bancario.
Esta circunstancia resulta de máxima relevancia para las empresas de grado de inversión, que son las que hoy en día se benefician del mecanismo del regulador (aunque quién sabe si en algún momento el BCE permitirá transgredir dicha barrera, entrando en el terreno del high yield).

sector-financiero.jpg

Sin embargo, este hecho no está resultando tan positivo para el sector bancario, puesto que la parte más sólida del crédito canalizará su financiación vía bonos, y porque la deuda bancaria, en todos sus formatos, queda fuera del alcance de esta medida (con independencia de cuál sea su rating). Si a esto le sumamos más regulación, mayores exigencias de capital, la necesidad de acometer las provisiones de manera casi inmediata y, le restamos negocio en un entorno de competencia feroz y de tipos de interés negativos, no es de extrañar que el sector bancario pida hora y entregue las llaves al BCE.

El BCE se ha propuesto empujar a las entidades (puesto que éstas no lo hacen motu proprio), bien ampliando capital para mejorar sus ratios o bien vía fusiones que, mediante las sinergias oportunas, salven sus cuentas y ratios.

El Gobierno italiano estaría pensando en un rescate de unos €40.000M para la banca local, y hemos sido testigos de cómo el Banco Popular se ha visto obligado (en una operación relámpago), a casi duplicar su capital para con éste provisionar al menos el 50% de su cartera de adjudicados. Como dice el refrán: “cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar”.

El book value de muchas entidades bancarias está por debajo del 0,25%, como es el caso de Liberbank, Banco Popular o BMN. El BCE se ha empeñado el que las fusiones sean trans-fronterizas pero, al no existir las mismas reglas de juego, quizá sea más fácil engordarlas localmente y fusionarlas una vez las reglas fiscales y contables sean homogéneas para el conjunto de países de la UE.

Sin embargo, no estamos ante un nuevo “momento Lehman”, puesto que respecto a 2008 la banca europea está mejor capitalizada y dispone de liquidez, y Europa posee una arquitectura institucional sólida para limitar riesgos sistémicos. De todos modos, los líderes europeos deberán tomar medidas de largo plazo para limitar el daño que puedan causar movimientos populistas emergentes en casi todos los países.

REINO UNIDO DICE “SÍ” AL BREXIT

Otro melón que aparentemente no era necesario abrir, es el famoso BREXIT: el “SÍ” al BREXIT se impuso por un 51,9% al 48,1% del “NO”. Tal vez Cameron, tras doblegar a los escoceses y obtener una mayoría absoluta imprevista, se vino arriba y pensó que el BREXIT estaba “chupado”. La cuestión es que nos ha metido en un charco sin precedentes, arrastrando la Libra y los mercados de equity, revalorizando los metales preciosos como el oro y la plata, así como los bonos core (como salvaguarda de la incertidumbre), y hundiendo los tipos de interés ante posibles actuaciones de política monetaria de mayor calador por parte de acciones coordinadas de Bancos Centrales. Está el panorama como para que este verano a los chinos les dé por ganar competitividad devaluando el Yuan.

brexit.jpg

Al menos 3,5 millones de ingleses han pedido un nuevo referéndum, y un 7% de los que votaron a favor del BREXIT declaran que se arrepienten de ello. En clave interna, el primer ministro Cameron ha dimitido, aunque permanece en el cargo hasta el 2 de octubre de este año, por lo que probablemente Reino Unido no presente la petición de salida hasta después de esta fecha, e incluso después, si se confirma el rumor de que puede haber elecciones anticipadas. El partido laborista, por su parte, ha entrado también en crisis y está en cuestión su líder, que de momento no ha dimitido.    Ante esta situación, la CE ha mandado un claro mensaje a Reino Unido: rapidez en el proceso.

Las agencias de calificación crediticia ya han rebajado el rating del Reino Unido a AA, lo que parece lógico. El BREXIT era el mayor riesgo macroeconómico de Europa para el 2016 y se ha cristalizado. Las repercusiones han venido en forma de tsunami de enorme magnitud, en especial en la renta variable y en las divisas. El G7, por su parte, ha lanzado un mensaje tranquilizador, instando a estar preparados para actuar en caso de que la volatilidad en los mercados de cambio persista.

El 44% de las exportaciones británicas tienen su destino la U.E., y las importaciones suponen un volumen del 54,40%. Si la Libra acumula un 13,9% de devaluación contra el Euro e importa un 54,4% de Europa, la inflación está a las puertas. Recordemos que nadie protesta cuando los precios bajan, pero que las quejas afloran cuando las subidas del pan, la leche, el transporte y los servicios básicos chocan frontalmente con el bolsillo de la gente y ésta se enfada (y de qué manera).

Este melón se ha abierto y a ver quién es el guapo que lo torea. Y todo por someter al pueblo a preguntas que quizás sería mejor plantear a tecnócratas. Si los ciudadanos han desoído a los tecnócratas, también habrán ignorado las consecuencias de la salida. Los británicos han votado en contra de la burocracia, ente la rápida e incontrolable inmigración y contra los ricos londinenses (el BREXIT fue rechazado por un 60% de éstos últimos). Algunos nostálgicos veteranos se preguntaban: “if we don’t take back our sovereignty, then why did they die in the last war?”.

Las consecuencias políticas, y sobre todo las económicas, tardarán todavía en concretarse. El impacto económico dependerá del nuevo marco de relaciones que se establezca entre Reino Unido y la U.E. (se estima un impacto negativo de entre el 1,3% y el 5,6% del PIB de Reino Unido para los próximos 15 años).

La crisis económica, la de refugiados y el temor al terrorismo están alimentando a los partidos nacionalistas, populistas y anti-europeos en Europa. En este contexto, la salida de Reino Unido podría provocar un efecto “contagio” y animar a otros países a plantear un proceso parecido, pudiendo poner en cuestión la propia existencia de la U.E. Se deberá establecer el nuevo marco comercial entre Reino Unido y la U.E., y se prevé un acuerdo difícil. Para España los británicos son la principal fuente de ingresos para el sector turístico (21%), y está adquiriendo relevancia en la compra de vivienda (3% del total). España cuenta con una posición neta exportadora con Reino Unido, que nos ha elegido como su principal destino de inversión (aspecto muy relevante en el caso de la banca).

El Tratado de Lisboa prevé un periodo de transición de dos años en caso de que un Estado miembro decidiera salir de la U.E., que previsiblemente será insuficiente. El Reino Unido quería dilatar el envío de la carta para activar lo establecido en el artículo 50 del Tratado de Lisboa, momento en el que comenzarían a contar estos dos años de transición para negociar las condiciones de salida, aunque los europeos estamos mostrando prisa para evitar aumentar la incertidumbre respecto a la Unión. En el Consejo Europeo del 29 de junio, en el que ya no participaba Reino Unido, conocimos pocas novedades. Trataron de mostrar unidad y de enfocar el BREXIT como una oportunidad para trabajar por una Europa más unida. Se postergaron las negociaciones para la segunda mitad de septiembre, esperando tener para entonces un interlocutor en Reino Unido que pueda tramitar su salida (está previsto que el 2 de septiembre puedan sustituir a Cameron en su partido). En cuanto al Foro Bancos Centrales que finalizaba ayer, no decepcionó a los mercados. El vicepresidente del BCE declaró que tenían la capacidad de responder ante las turbulencias generadas por el BREXIT, así como “balas en la recámara” para evitar un colapso en los mercados.


SEGUNDAS ELECCIONES EN ESPAÑA: GOBIERNO PARA EL PP

Las elecciones en España han dado un resultado sorpresa positivo, siendo mucho mejores en su composición a los obtenidos en diciembre. El PP gana con mayor diferencia que en diciembre de 2015: obtiene 14 diputados más, 690.000 nuevos votos y llega al 33% de los sufragios frente al PSOE, que se queda con 85 diputados (pierde 5 diputados y 126.000 votos, obteniendo un 22,7% del sufragio); Ciudadanos baja 8 diputados, obtiene el 13% de los votos y pierde 376.000 apoyos, mientras que Podemos repite en escaños, alcanza el 21,2% de los sufragios y cede en 1.063.000 votos. La victoria es clara y el mandato electoral también: gobierno para el PP. Se trata de un buen resultado dentro de las malas expectativas. Tendrá que haber negociaciones para formar gobierno, pero en esta ocasión todo parece indicar que se va a constituir un gobierno normal con el PP como líder, y que no habrá terceras elecciones.

elecciones.jpg

La noticia muy positiva para España y Europa son los malos resultados de Podemos, que ha perdido más de un millón de votos y, a pesar de ir en coalición con I.U. solamente logra repetir los 71 escaños que ya tenía. Empieza ahora la ronda de negociaciones entre los partidos y el próximo 19 de julio se formarán las nuevas Cortes. A partir de entonces el Rey llamará a consultas a los distintos partidos.

En España tenemos otro asunto importante que tratar, que es el déficit de las CC.AA y que sigue sin control. Aunque creemos que la multa de Bruselas tendrá un efecto negativo a corto plazo, la estructura de gasto del Estado es insostenible a medio plazo, y ésta es la vía por la que Bruselas presiona para que se tomen medidas estructurales con el fin de corregir esta situación.

DEUDA PÚBLICA: ACTIVO ESTRELLA DEL SEMESTRE

La deuda pública sigue siendo el activo estrella de este semestre, dado su excelente comportamiento, y este mes de junio no iba a ser menos: todas las rentabilidades de los principales bonos de gobierno para el plazo de 10 años, que vienen cediendo desde principios de año, precipitaron las mismas durante el mes de junio y, en especial, tras los resultados del BREXIT y de las elecciones generales en España. Los motivos fundamentales han sido: por un lado la incertidumbre post-BREXIT, que ha buscado en este activo un claro refugio, acompañado a su vez por un intervencionismo de los Bancos Centrales de mayor calado; y por otro lado, del frenazo en Europa al populismo, tras el resultado inesperado de la centro-derecha en España, con el consiguiente descalabro de la izquierda más radical. 

El resultado de las elecciones en España ha supuesto una clara reducción de la prima de riesgo con respecto al mes de mayo, pasando de los 135,7 pb del cierre de mayo, a los 129,3 pb de junio; en términos de rentabilidad, ésta ha cedido de 1,503% hasta el 1,163% para el Bono-10 español. Los movimientos no sólo responden al miedo de los inversores, sino también al convencimiento de que los Bancos Centrales van a tener una actitud proactiva que no se va a limitar a inyectar liquidez, pasando de nuevo a comprar activos y tipos más bajos.

El Gobernador del Banco de Inglaterra (BOE) anunció que iban a flexibilizar su política monetaria durante este verano para contrarrestar los efectos negativos del resultado del referéndum. Una mayor incertidumbre daña el crecimiento económico, por lo que para compensar, el BOE va a bajar los tipos de interés oficiales como mínimo un 0,25% el 14 de julio. Los analistas ven tipos al cero en el Reino Unido durante este verano, y muy probablemente un incremento en la cifra de compra de activos que está llevando a cabo.

El BCE revolucionó la semana pasada la deuda pública europea a partir de una noticia de Bloomberg que no tuvo confirmación por parte del BCE, pero tampoco fue desmentida. La noticia rezada de la siguiente forma: el BCE estaba estudiando introducir cambios en el sistema de compra de activos, cambiando su distribución desde el actual (basado en % derivados de la participación de cada país en el capital del BCE), a un mecanismo basado en el volumen de activos emitidos.

​En resumen, las actuaciones de los Bancos Centrales siguen distorsionando la rentabilidad de los activos de renta fija, y sirven para apoyar a la renta variable y condicionar los movimientos en el mercado de divisas.


Haga click aquí para acceder al informe completo publicado en nuestra web.

Información elaborada y facilitada por:

LogoURSUS3.jpg

www.ursus-3capital.com
Agencia de Valores
 
Centralita:  +34  91 353 16 87
Fax:             +34  91 350 16 89
E-mail:        info@ursus-3capital.com

AVISO LEGAL
URSUS-3 CAPITAL AV, S.A. ha elaborado este informe exclusivamente a efectos informativos. Toda la información en éste contenido está basada en informaciones de carácter público y ha sido obtenida de fuentes que se consideran fiables. Sin embargo URSUS-3 CAPITAL AV, S.A. no garantiza la corrección ni la precisión de la información incluida en el informe. Las opiniones incluidas en éste son exclusivamente nuestra opinión y están sujetas a modificación sin previo aviso. URSUS-3 CAPITAL AV, S.A. no asume obligación ninguna de actualizar ni mantener la información y opiniones expresadas. Este informe no es, ni puede ser entendido, como una oferta o solicitud de comprar o vender ningún valor ni instrumento financiero. La inversión analizada o recomendada en este informe puede no ser la adecuada para un inversor concreto atendiendo a sus objetivos de inversión y su posición financiera. Cuando una inversión se desarrolle en una divisa distinta de la propia de un inversor determinado, modificaciones en los tipos de cambio pueden tener un efecto negativo en el valor, precio o retorno derivado de la inversión. La evolución de un valor no garantiza resultados futuros. El retorno de las inversiones puede variar: El precio o valor de las inversiones a las que este informe se refiere, pueden, directa o indirectamente, bajar o subir en sentido contrario a los intereses del inversor. Todas las recomendaciones y opiniones contenidas en este informe pueden devenir obsoletas como consecuencia de cambios en el sector en el que emisor de los valores objeto del presente informe opera, además de por posibles modificaciones en estimaciones, predicciones, asunciones y modificación de la metodología de valoración empleada en el informe. La adquisición de los valores mencionados en este informe puede estar prohibida en determinados estados o países. URSUS-3 CAPITAL AV no acepta, ni puede aceptar, ninguna responsabilidad por pérdidas o daños que pudieren generarse por la utilización del presente informe.

Confidencialidad
Este informe no puede ser reproducido, total o parcialmente, en ningún medio, modo o forma sin autorización expresa y por escrito de URSUS-3 CAPITAL AV, S.A. Este informe contiene información privilegiada y confidencial y está exclusivamente dirigido para su uso por aquellos a quienes ha sido directamente remitido. En consecuencia, cualquier divulgación, copia, reproducción, distribución o actuación relacionada con ello, está expresamente prohibida y es, por tanto, ilegal.